Académicos denuncian irregularidades en Universidad de Aysén

Coyhaique, 11 de Septiembre 2017

María Teresa Marshall Infante

Rectora

Universidad de Aysén

Presente

De nuestra consideración,

Junto con saludarla, quisiéramos comentarle lo siguiente. Entre

Marzo y Agosto del 2017, la Universidad de Aysén ha participado en diversas postulaciones a

concursos regionales, nacionales, internacionales, licitaciones e inclusive tratos directos con otras

entidades públicas. Asimismo, este año se han generado las primeras publicaciones científicas,

participaciones en congresos y capítulos de libro. Esto no sólo refleja el compromiso académico

con la institución, sino que también, demuestra el interés por desarrollar un trabajo desde las

bases en la región de Aysén. La Universidad de Aysén ha brindado su apoyo y además ha tratado

de buscar la mejor de las soluciones a diversas problemáticas de las cuales no se puede estar ajeno

en un proceso novedoso de creación a nivel nacional. Sin embargo, quisiéramos compartir con

usted algunas situaciones que a nuestro juicio se deben analizar en detalle, con el fin de definir y

plasmar una línea de trabajo conjunta con la mayor altura de miras.

El comienzo en investigación de la Universidad de Aysén ha sido significativamente mejor

que muchas casas de estudio que han demorado décadas en generar una iniciativa Fondecyt o

publicaciones científicas. A pesar de esto, se evidenciaron inconvenientes tales como la inscripción

tardía de la Universidad en el repositorio de Conicyt, la errónea logística con proyectos regionales

FIC, la centralización de proyectos con procedimientos confusos y la evidente desorganización en

los proyectos internos de investigación con el posterior retraso en la entrega de fondos, entre

otras. En este último aspecto, se destaca las incongruencias entre proyectos U.Chile–U.Aysén,

donde los evaluadores hicieron observaciones a la duplicidad de proyectos, aunque esto se

avalaba por sus bases y nuestra coordinadora de investigación, Sra. Zabala. Si bien es cierto que

estos inconvenientes no son de carácter estructural e irreversible, es necesario destacar que han

generado un deterioro en la labor académica principalmente sobre el proceder institucional,

generando diversas inquietudes sobre las reales funciones de los responsables de coordinar y

dirigir la Dirección de Investigación (DI). Por ejemplo, la convocatoria FIC 2017 tenía serios

problemas en su plataforma web, duplicando esfuerzos en su postulación y generando una

auto-organización entre los académicos que enviaron propuestas. Estos mismos académicos han

coordinado con el Gobierno Regional (GORE) el reenvío de modificaciones sin que la DI estuviera

enterada del proceso de evaluación y menos aún de sensibilizar nuestras convocatorias a nivel

regional. Por otra parte, los proyectos enviados a convocatorias de Conicyt pasan por una revisión

metodológica interna, se cuente o no con la experiencia necesaria para hacerlo, incurriendo en

acciones arriesgadas que podrían terminar incluso en el rechazo de la propuesta. Otras

instituciones solamente solicitan un resumen del trabajo y un aproximado de los fondos del

proyecto, sin pretender revisar aspectos metodológicos o específicos de la idea propuesta, y

muchos menos pretender evaluar un proyecto internamente si este será concursado en Conicyt.

Creemos que siempre es necesario recibir comentarios que puedan mejorar nuestras propuestas,

pero actualmente la revisión dista mucho de un estándar académico que contribuya a fortalecerlas. Muy por el contrario, las revisiones se transforman más en un trámite que en un

aporte. De hecho, muchas veces, la revisión sólo aportó en la corrección de errores ortográficos

menores.

Creemos que la misión de la Universidad es consagrarse como un referente a nivel regional

en problemáticas que presentan un efecto local con impacto global. Como académicos de la

Universidad de Aysén debemos investigar como parte de nuestro quehacer habitual, así como

generar diversos proyectos y formular propuestas que tengan una real vinculación con el medio,

permitiendo posicionar a nuestra casa de estudios dentro de las más importantes de nuestro país.

No obstante, existen claras incógnitas sobre los procedimientos generados por la DI. De hecho, en

reunión citada al cuerpo académico el pasado Jueves 10 de Agosto, el Director de Investigación, Sr.

Alejandro Dussaillant, sostuvo una actitud jerárquica, escasamente colaborativa y cordial,

evidenciando dificultades en el manejo grupal, de hecho, hizo alusión a la necesidad de un

“rayado de cancha” hacia el equipo académico. Elemento puesto de manifiesto mediante párrafo

incluido en la asignación de los fondos internos que a continuación se copia:

“La Comisión deja constancia que en el proceso evaluativo lamentablemente hubo casos,

minoritarios menos mal, en donde algunas respuestas a Evaluadores externos no se condijeron con

el tono y espíritu de una discusión académica constructiva y guiada por el respeto y la

fundamentación basada en evidencia científica, sello que nuestra Universidad, así como cualquier

institución académica de calidad, quiere proyectar.”

El párrafo anterior, que según dichos del Sr. Dussaillant también estaría avalado por el

Director Académico, Sr. Martinic, fue escrito de una forma parcialmente coloquial y se contrapone

con las frases que la misma comisión envió como comentario al proyecto presentado por el

académico Cristian Mattar estableciendo textualmente: “… al menos usar método menos

sofisticado … ”. Esta contradicción es, sinceramente, inaceptable para una propuesta científica que

persigue posicionar a la Universidad de Aysén en una temática de investigación al más alto nivel

internacional y expone a una comisión que no presenta la experiencia necesaria en materias

específicas. Por otra parte, la inclusión del texto señalado en el párrafo anterior imposibilitó enviar

el documento oficial a académicos de la Universidad de Chile, que figuran como co-investigadores

en los fondos de colaboración de esa casa de estudios. Además, consideramos que si el tono o

comentarios de los aquí firmantes fue inadecuado o malentendido por el comité evaluador, lo que

corresponde a un profesional con un cargo directivo, es establecer una comunicación directa y

personal con la o las personas en cuestión, evitando hacer generalizaciones que, lejos de resolver

la situación de forma asertiva, dan paso a la especulación, al cuestionamiento personal y grupal,

con el consiguiente impacto en el clima organizacional.

Es importante destacar que la experiencia comprobada en dirección de unidades de

investigación y desarrollo es un aspecto clave al comienzo de procesos académicos que sobresale

de las más sinceras confianzas o programas a desarrollar. La DI en general, y su Director en

particular, han incurrido en una serie de actos que dificultan el avance académico de la

Universidad de Aysén. Además, se nos ha instado de manera forzosa para trabajar con algunos

investigadores ligados al director de investigación en vez de priorizar la convivencia académica

transdisciplinaria. Así mismo, el Sr. Director de Investigación ha generado desafortunadas

apropiaciones de contactos, así como la indebida difusión de proyectos sin que estos sean

previamente evaluados o aprobados, experiencias que han vivido las profesoras Julia San Martín y

Tamara Bustamante.

 

Lo anterior reafirma el diagnóstico de los académicos de la Universidad de Chile y de la

Universidad de Aysén, quienes fueron garantes del concurso académico al que el Sr. Dussaillant

postuló. En dicho proceso se cuestionaron severamente las cualidades académicas del actual

Director, resaltando su inexperiencia académica y baja productividad científica. Estos

antecedentes evidencian un perfil que dista mucho de los actuales estándares de Conicyt,

generando un posible detrimento significativo en el posicionamiento de la Universidad de Aysén

en este ámbito, en particular frente a la única entidad garante de la ciencia en Chile. A esto se

debe agregar la jornada de trabajo semi-presencial con la que dispone el Sr. Dussaillant,

modalidad que no sólo imposibilita responder a las exigencias de un cargo de esta envergadura,

sino que podría ser fuente de críticas y de graves cuestionamientos por parte de medios regionales y nacionales. Esto último podría traer consecuencias en la imagen de la institución y sobre todo, en el desarrollo regional y nacional de ésta al verse involucrada en situaciones mediáticas desafortunadas como lo ocurrido con la ex rectora R. Pey.

Es importante también destacar que la dirección de investigación ha tenido un rol pasivo

en la generación de una línea de investigación en el área de salud, limitándose a una presión de

forma directa e indirecta hacia las académicas de esta área sin considerar su área de especialidad

clínica. La carga académica y docente de las únicas dos carreras de salud están ligadas a las

profesoras Ximena Paredes (Obstetricia) y Tamara Bustamante (Enfermería). A la fecha de esta

carta, no existen otras profesionales en el área salud de la Universidad, dando cuenta del poco

apoyo recibido, así como las proyecciones en investigación en el corto y mediano plazo.

Por otra parte, un tema que además debe ser mencionado ha sido la unilateral

autogestión del concurso académico ligado a la convocatoria PAI de Conicyt, en la cual se han

generado 4 concursos académicos para Salud, Ciencias Naturales y Civil. Pues bien, ninguno de

estos cargos fue conversado con la planta académica y menos aún, señalado a los coordinadores

del área salud (Prof. Tamara Bustamante) y ciencias naturales (Prof. Carlos Zamorano). Es

entendible que reunir a todo el cuerpo académico para tomar una decisión institucional requiere

de un tiempo que, dadas las circunstancias del concurso, no se pueda lograr solventemente. Sin

embargo, resulta incomprensible que los coordinadores de salud y ciencias naturales no sean

advertidos debidamente de futuros cargos en sus áreas. Estas acciones evidencian una

descoordinación por parte de la Dirección de Investigación, lo que menoscaba las confianzas con el

cuerpo académico, ante posibles colaboraciones futuras en esta materia.

Por último, sólo a finales de agosto se comenzaron a gestionar los requerimientos para los

laboratorios de investigación provisorios a instalar en el campus Río Simpson, siendo esto posible

gracias a la interacción directa de los académicos con la Dirección de Administración y Finanzas

(DAF). La dirección de investigación nunca hizo llegar dichos requerimientos, los cuales fueron

entregados en enero de este año, siendo ésta una prioridad para al menos cuatro académicos que

basan su investigación en la obtención de datos experimentales.

Estimada Rectora, queremos hacer saber a usted que esta carta busca poner de manifiesto

ciertas situaciones que, a nuestro juicio, nos parecen preocupantes, especialmente el hecho que la

Dirección de Investigación sea asumida por un profesional cuyo perfil pareciera ser inferior, en

términos de desarrollo académico, al de varios académicos de nuestra Universidad. Por ejemplo,

dos de nuestros académicos septuplican el actual curriculum del director de investigación. Esta

situación es diametralmente opuesta a la realidad de otras casas de estudio donde ese cargo lo

ostentan académicos de experiencia comprobada en investigación nacional e internacional. Esta

situación resulta del todo contradictoria a la etapa gestacional en investigación que está viviendo

la Universidad de Aysén.

Quisiéramos también manifestar nuestro compromiso y respaldo a su gestión como

máxima autoridad de esta naciente casa de estudios y es en este afán, que queremos compartir

con usted nuestras preocupaciones ante eventos que probablemente no han sido canalizados e

informados a usted oportunamente. La serie de situaciones expuestas en esta carta, a nuestro

juicio, han dificultado los progresos en investigación esperados por todos y menoscaban la actual

convivencia académica, posicionando serias inquietudes sobre el presente y la proyección en

investigación de la Universidad de Aysén.

Confiamos en vuestra dirección para consolidar en el corto y mediano plazo el alto nivel en

ciencia e innovación social que está llamada a ocupar nuestra Universidad a nivel regional,

nacional e internacional. Creemos que es el momento de construir una unidad de investigación en

conjunto, sólida en sus bases, con una orgánica eficiente, que transforme ideas en proyectos y

transmita los resultados hacia una robusta vinculación con el medio. Asímismo, es necesario

resaltar las reales potencialidades y alcances académicos donde se están formando núcleos de

cooperación para un desarrollo institucional sustentable, evitando el empuje forzoso de

colaboraciones unilaterales y sesgos preferenciales por cierto tipo de contactos. Esto último es un

sello distintivo de aquellos que colocan el beneficio personal por sobre el institucional. Como

cuerpo académico, creemos que debemos velar por el crecimiento institucional por sobre los

intereses individuales.

Sin otro particular saluda atentamente

Comparte usando redes sociales...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

About the author /


[AUDIO] ROUND DIPUTADA LEUQUEN