La Asociación de Empleados Municipales de Coyhaique colgó un ancla en el cuello del alcalde Alejandro Huala. Sin embargo, asegurar que hoy Alejandro Huala está en en el fondo del hoyo es un exceso, pero de que está en el borde trastabillando y sin vuelta, evidentemente lo está. La dirigencia de ASEMUCH ha decretado estado de alerta, denunciando malas prácticas, faltas de respeto, abuso hacia funcionarios y contratación de operadores políticos por parte del alcalde Alejandro Huala. Lo que es indesmentible, ASEMUCH no tiene necesidad de mentir ni promover declaraciones sin base.

El primer triunfo de Alejandro Huala fue con el apoyo del sector público. Para hacer algo de historia, se respiraba el primer mandato de Sebastián Piñera y Alejandro Huala se encadenaba junto a otros dirigentes en las escaleras de la intendencia haciendo causa común. Eran los tiempos de un Omar Muñoz recibiendo un municipio en bandeja y evidenciando permanentemente incapacidad política. Guardando las distancias, era algo como un Nicolás Maduro intentando continuar el legado de Hugo Chávez, pero sin la musculatura política del antecesor.

El trabajo del sector público fue vital para el triunfo de Alejandro Huala. Por una parte, pusieron en la hoguera a Omar Muñoz y por el otro apoyaron Alejandro Huala para alcanzar el municipio con 9.369 votos. Los trabajadores del sector público jamás han conciliado con la derecha, eso también explica la derrota de Pablo Galilea, que con gobierno en mano, fue derrotado por amplia mayoría en la contienda municipal. Es decir, el primer triunfo de Alejandro Huala es absolutamente imputable al apoyo de los empleados públicos.

El segundo triunfo de Alejandro Huala respondió únicamente al despliegue municipal y con un sector público neutro, es decir, ASEMUCH sin el dedo arriba o abajo, solo coexistiendo cada cual con sus libertades propias. Esto se tradujo en una baja significativa de votos para Alejandro Huala, alcanzando 7556 votos para mantener el sillón edilicio.

La tendencia electoral demuestra que Alejandro Huala se derrumba electoralmente, pocos aciertos y más problemas que soluciones. Además de lidiar con otros intereses del Partido Socialista por dentro y fuera del municipio, que por cierto, dividen a la hora de sacar cuentas electorales, No fue sorpresa que la lista interna de Alejandro Huala en la ultima contienda del Partido Socialista de Aysén, Huala fuera triturado por la lista del concejal Patricio Adio, el verdadero dueño de la jineta socialista al interior del municipio.

Las diferencias al interior del Partido Socialista, legitimas por cierto, se traducen en distanciamiento y golpes de timón sin favorabilidad a Huala, quién se ha visto en la necesidad desesperada de armar equipos con otros grupos, desprovisto de cualquier tipo de sintonía con el Partido Socialista. Lo anterior explica la presión de Alejandro Huala sobre el cargo de la Oficina de Organizaciones Comunitarias, fundamental para el despliegue municipal, pero en manos del DIDECO Diego Betancourt, al parecer, también distante de sector político Grandes Alamedas que integra Alejandro Huala en el Partido Socialista. Es decir, el equipo de Patricio Adio –mucho más amplio- no responde a Alejandro Huala, salvo detalles.

En estas condiciones, la tercera campaña electoral podría ser con Alejandro Huala corriendo por fuera y por cierto, muy lejos del sector público y del Partido Socialista. Lo expresado por la Asociación de Empleados Municipales de Coyhaique no es una muestra pasajera que se vaya a diluir con el tiempo. Y como bien han dejado claro, con Alejandro Huala dejaron de ser una familia municipal.

Comparte usando redes sociales...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook