Camilo Escalona, crónica de una muerte anunciada

Por Vientopatagon.com

El primer golpe que recibió Camilo Escalona venía de la derrota senatorial del Biobío, donde Alejandro Navarro lo liquidó doblándolo en votación. Tras esta derrota, su lote: La Nueva Izquierda, sufrió el quiebre y partida de Osvaldo Andrade, quién le restó un número de parlamentarios dejando al sector liderado por Escalona en ruinas y sin piso para enfrentar las internas, etapa vital para definir cupos en la directiva nacional y a su vez lanzar el último cartucho electoral de Escalona.

Por cierto, Escalona no es una blanca paloma, el llamado Escalonazo en favor del expresidente Ricardo Lagos y la guerrilla contra Alejandro Guillier, a quién Escalona tildó de “el nuevo ME-O”, “se desvanezca como la lluvia” o “Guillier no juntaría las firmas”, fue al estilo de la vieja escuela, pero sin resultados. La soberbia toco techo y produjo el rechazo general al sector de Camilo Escalona en el interior del PS a nivel nacional, sin embargo, fue la región de Aysén quién tuvo la responsabilidad de erradicarlo definitivamente de la cúpula política del PS.

El mérito del socialismo representado en Aysén por el sector Grandes Alamedas y la Nueva Izquierda fueron a todo color, pues lograron la caída estrepitosa de Camilo Escalona, con forma y olor a traición, pero necesaria para erradicar definitivamente el turismo parlamentario. No fue una tarea fácil, en la contienda del todos contra Escalona, se unió el sector Grandes Alamedas liderado por la senadora Isabel Allende, quién también tenía deudas pendientes con Camilo Escalona, pues este le había destruido su precandidatura presidencial a su estilo: “todos tienen un lado bueno: Lagos, una reflexión sobre el país muy desarrollada; Insulza, una amplia convocatoria; y Allende, es mujer”. La senadora repudió el discurso machista de Escalona y lo llamó a apoyar las reformas de la presidenta Bachelet.

Bien sabe la Nueva Izquierda y Camilo Escalona que la senadora Isabel Allende cobra las deudas y en Aysén las cobró la candidatura de Marcelo Díaz y el ingreso del PS Marcos Saavedra  como Gobernador de Aysén, también opositor a Escalona. Con eso redujeron el inicio. El alcalde PS Alejandro Huala no fue la excepción, se cuadró públicamente con Marcelo Díaz y se desmarcó de Escalona. Por su parte, el concejal Patricio Adio, también Nueva Izquierda, tras ser sorprendido conduciendo en estado de ebriedad, debió reducir su protagonismo, perdiendo oportunidad de traspasar parte de sus 1.897 votos con los que había alcanzado la mayoría comunal. Camilo Escalona partió segundo, ni la bajada de Patricio Walker le sumó.

Algo de datos

Camilo Escalona obtuvo en la Región de Aysén 2.162 votos, en contraste a la votación obtenida por su compañera de la Nueva Izquierda Marisol Martínez con 3.061 votos a nivel regional. En Puerto Aysén, donde Martínez fue alcaldesa, obtuvo 1651 votos, de los que traspasó 776 votos al CORE Julio Rossel y sólo 576 votos a Camilo Escalona. Desde Coyhaique la emboscada contra Escalona no fue menor, pues de los 8.289 votos con los que fue reelegido el PS Alejandro Huala y los 1.897 votos del concejal PS Patricio Adio, a Escalona solo le traspasaron 1.293 votos en Coyhaique. En la Provincia del Coyhaique, los candidatas y candidatos PS al CORE, alcanzaron 1.973 votos y un cupo electo, pero tampoco traspasaron votos a Escalona. A nivel regional, Escalona obtuvo solo 2.162 votos, literalmente el PS Aysén lo sepultó. Por la otra pista, Pilar Cuevas y David Sandoval, hicieron lo suyo, doblaron y triplicaron a Escalona respectivamente.

Pésimo escenario para Camilo Escalona y la Nueva Izquierda, quién sin estructura interna y sin cupo senatorial, definitivamente se va para la casa. Por su parte, por los malos resultados, Marisol Martínez cierra su última posibilidad de competir contra Oscar Catalán por Puerto Aysén.

Comparte usando redes sociales...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

About the author /


[AUDIO] ROUND DIPUTADA LEUQUEN