Uno de los pocos Seremis que ha resaltado (pero en forma negativa) en la región es Gabriel Pérez Aros de Bienes Nacionales. Hizo noticia el año pasado y parte de este año por su particular forma de atender al público acusándolo de déspota e inculto, un verdadero patrón de fundo y por su posible conducta misógino que acaparó portadas y notas regionales de prensa. Pero pocos saben que el dictadorcillo de Mañihuales como suelen llamarle en su filas partidistas, dispone de varias acusaciones en Contraloría General de la República.

Destaca el oficio de investigación disciplinaria en contra de la “autoridad” y de un funcionario del Servicio quien habría utilizado por orden del jefe recursos públicos y en horario de oficina para convocar a una reunión político partidista (de Renovación Nacional).

En concreto, a Contraloría no le pareció y ordenó instruir medidas disciplinarias acorde a la Probidad Administrativa. Esto le podría costar su puesto de trabajo y la Subrogancia como Gobernador luego que Pedro Durán Ivanoff (güatero del diablo) acusado por acoso aparentemente sexual, no pudo continuar al mando de la Gobernación General Carrera.


Comparte usando redes sociales...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook