Coyhaique deberá seguir ostentando el título de la ciudad con la atmósfera más contaminada de Latinoamérica, mientras el gobierno resuelve las improvisaciones y la invariable incapacidad para abordar la problemática ambiental desde que inició su gestión. Gobierno que inició con un seremi que abandona cargo a menos de un mes y la seremi Vera Rebeco tras ser denunciada por hurto en fiscalía abandona también el cargo. En paralelo, irresponsablemente el gobierno retiraba el Plan de Descontaminación Ambiental ingresado el 3 de marzo de 2018 a Contraloría.

En rigor, la actualidad ambiental ha quedado en artificios, mesas y diálogos muy distantes de una demostración concreta de avances. Lo anterior incluye a la subestándar Mesa de Descontaminación, que en efecto, no ha logrado ser resorte del problema y muy contrario a lo esperado, las decisiones siguen siendo centralizadas, diluyendo el problema en gallitos políticos y protagonismos sin asunto.

El pinponeo del PDA se ha convertido en la radiografía de la improvisación, incapacidad y desconocimiento de la intendenta Geoconda Navarrete y los consejeros regionales, quienes tampoco -transversalmente- han demostrado sintonía y capacidad política con la crisis ambiental. Dicho de otro modo, no han tenido la musculatura política necesaria para priorizar una solución de fondo, quedándose en la discusión pequeña, como las presentadas por Alejandro Huala, que más que aportar, producen un distractor que dilata el escaso avance del Consejo Regional y la Mesa de Descontaminación. Por cierto, Daniela Rauld si de algo no conoce es de contaminación atmosférica. Irresponsables en Renovación Nacional por subestimar el destino de la mesa como herramienta con esta designación absolutamente insuficiente.

Y el Consejo Regional mal, muy mal. Ningún consejero o consejera exigió -por ejemplo- ajustes a los fondos FIC para fortalecer estudios vinculados a la contaminación atmosférica. Si los consejeros regionales desconocen el asunto, deben consultar con altura de miras, pues el problema es superior a una muestra de desconocimiento. Por cierto, si ésta es la lógica para defender proyectos, en la ciudadanía estamos a la intemperie.

Por su parte, el retiro del PDA responde a las eternas improvisaciones e incapacidad para articular una solución o varias soluciones. Por mientras nos quedaremos con la incertidumbre y el humo por los pulmones que fluye con mayor facilidad que las gestiones de la intendenta, seremis y consejeros regionales. Alejandro Huala también es incompetente en la materia, tanto por proponer sin realismo político, como por su alardeo con el ministro de interior Andrés Chadwick, que solo sirvió para levantar más humo…

Comparte usando redes sociales...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook