Hace unos días el dirigente político Juan Catalán Jara, manifestó en representación del Partido Comunista de Aysén que estaba en desacuerdo de la conducción de María Teresa Marshall, en términos políticos, el PC salió a patearla en el suelo. El planteamiento es posterior a un largo proceso evaluación política, comunitaria y por cierto de la Contraloría. Provecho político o gesto de buena crianza, lo concreto es que fueron palabras al cierre que podrían haber sido pronunciadas antes, particularmente por la posición privilegiada que tuvo el Partido Comunista y Roxana Pey en el inicio de la Universidad de Aysén. Responsabilidad entregada por la ex presidenta Michelle Bachelet a Roxana Pey y de algún u otro modo al Partido Comunista.

Convengamos que Pey desarrolló un trabajo de mejor calidad y mucho más coherente con la región de Aysén que María Teresa Marshall, sin embargo, terminado su periodo, se fue de Aysén y lo único que le importó fue dejar en Contraloría un reclamo porque la Universidad de Aysén no le pagó el total ni de su remuneración de agosto de 2016 ni la “Asignación Especial de Traslado”.

Reclamo legitimo, pero que no responde a un gesto de conciencia y responsabilidad política permanente sobre el rumbo del proyecto académico, que de fondo, era lo que importaba o eso nos hicieron creer y hoy convencer.

Dicho de otro modo, era lo que debía primar no tan solo para el Partido Comunista de Aysén, sino para todos quienes creen en un proyecto académico autentico de la región y no un botín abierto al oportunismo político y voluntad de Marshall. Porque seamos francos, sin redundar en el desastre y cargos inventados, no son pocos los “funcionarios” que cumplen un rol ficticio al interior de la Universidad de Aysén, no por sus capacidades, sino por su condición política. Por cierto, vicio aprendido y arrastrado desde el cobijo y la vieja practica de la repartija de cargos en décadas de gobierno. Para la derecha también aplica el vicio, solo por nombrar la horrible organización de la visita del CNI Guillermo Parvex hasta la entrega de la cafetería a la dirigenta de RN Daniela Rauld.

Se viene el CFT Estatal y ya de conocimiento público que Marshall solicitó dudosos estudios para justificar sus criterios para la implementación, diseño y conducción del CFT. Por la declaración de Juan Catalán Jara y el Partido Comunista de Aysén, es de se espera que exista mas interés en la génesis, desarrollo y proyección del proyecto académico de Aysén.

Comparte usando redes sociales...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook