Los Camilos

camilo3

Para hablar de la actualidad del periodista Camilo Gutierrez hay que tener en consideración dos elementos. El primero, que sería de su oficio si Viviana Betancourt, Marisol Martínez y Camilo Escalona hubieran triunfado, de ahí seguramente se detona la tirria contra los apellidos influyentes. Lo segundo, nunca ha concursado para un cargo público, si, leyó bien, jamás ha concursado, es decir le gusta la política del acomodo por sobre el mérito, el nepotismo fino, la política benefactora que se cuadra con las cúpulas, para este caso, su tendencia: La Nueva Izquierda y su sumo pontífice Camilo Escalona, les suena?.

Para entender lo artificial y oportunista del artículo de Camilo Gutiérrez, es necesario aclarar que su tendencia socialista, la Nueva Izquierda, efectivamente René Alinco le ha pasado la retroexcavadora un sinfín de veces, desde la derrota de Viviana Betancourt, Marisol Martínez y de paso Camilo Escalona que llegó a morir políticamente a Aysén. Es por estas aguas por las que fluye la opinión y literalmente se sostiene el pulso de Camilo Gutiérrez en todo orden de cosas, pero de fondo, absolutamente nada. Aunque convengamos, para todos los aiseninos fue un alivio que Escalona fuera derrotado. En la actualidad los temas que avanzan significativamente tienen una mirada transversal. En campaña era horrible leer a Camilo Escalona buscando desesperadamente protagonismo electoral con la necesidad del pueblo de Aysén, particularmente del gas.

En rigor, el periodista Camilo Gutiérrez da un tiro a la bandada en un campo que no le pertenece, motivado tal vez por resguardar su empleo en la municipalidad de Coyhaique, empleo sin concursos ni sorteos y sin especialidad en el tema cultural, lo que no es sorpresa en la gestión de Huala. Su labor política más relevante –eso también todos lo sabemos- se concentra en hacer política para Patricio Adio y la Nueva Izquierda, que efectivamente apostará por el cupo de Gobernador Regional. Esto también pone en riesgo a Camilo Gutiérrez -el periodista- en su oficio de transcribir comunicados. Pues sin Patricio Adio de concejal Nueva Izquierda, no resiste ni un día en la municipalidad.

Para profundizar el doble estándar de Camilo Gutiérrez y su capacidad para cambiar diametralmente de posiciones, solo basta recordar su rol en la última campaña senatorial, donde se atrincheró en el hombro de Camilo Escalona contra Marcelo Díaz, candidato de Alejandro Huala del sector Grandes Alamedas. Es decir, no hace mucho -antes del 19 de noviembre- fanfarroneando como de costumbre y con los pies en las nubes, su labor principal fue pegar en las canillas a los mismos que hoy defiende a corazón abierto. Por cierto, su maestro Camilo Escalona es profesor en la Universidad Miguel de Cervantes y los jefes son Gutenberg Martínez y Soledad Alvear, seguramente para el periodista estos apellidos no le parecen influyentes…

De los líos de la política añeja que regularmente arrastra Escalona – Laguista acérrimo – estaba la maquinaria contra la precandidatura presidencial de la senadora Isabel Allende, cuando Escalona muy a su estilo disparó el mayor atributo de Allende era ser mujerY el mejor atributo de la senadora lo vimos tiempo después, Marisol Martinez para la casa y el nuevo gobernador funcionó para las Grandes Alamedas de la Senadora Allende y su candidato Marcelo Díaz, poniendo a Escalona en el rincón del ring y luego definitivamente a la lona. En este proceso, seguramente también Camilo Gutiérrez se nutrió de malestar hacia los apellidos influyentes de la clase política, razón por la cual –lejos de la conveniencia- hoy lo motiva a defender lleno de convicciones a Huala.

Es paradójico, la Nueva Izquierda de Aysén lanzó la campaña nacional “Junto Somos Más”, encabezada por Camilo Escalona y Fulvio Rossi. Pero para el periodista el apellido Rossi es intocable y seguramente negable. Por tendencia, Gutiérrez también debería ser defensor de Ricardo Lagos y no Alejandro Guillier, de lo contrario, debería negar a Camilo Escalona, asunto que seguramente no le costará mucho en el futuro, aunque Lagos fue piso de Escalona en Aysén.

Defender férreamente un candidato como Camilo Escalona, que no es de Aysén y que representa la cúspide de la cúpula, es no querer descentralizar la política y coexistir en el clientelismo, eso también es de publico conocimiento. También es imprescindible precisar el rol de Camilo Gutiérrez, porque su opinión responde a la política de cúpulas del nivel central y su tendencia, pero periodísticamente nadie sabe, pues opina desde el abrigo del cargo público de turno y hoy desde el paraguas de Huala. Lástima que tampoco crea que entre sus compañeros y compañeras –de cualquier tendencia- puedan ostentar cargos en el senado, sin embargo, él ha usufructuado de cargos públicos en la última década sin ningún mérito, acierto o capacidades, por ejemplo, para experimentar como Coordinador de SENAMA y un sinfín de cargos públicos sin concursos que no vamos a nombrar, ni los sueldos que son mejor pagados que cualquier periodista, pero sin hacer periodismo. Camilo Gutiérrez vive literalmente de la política como cualquier político, además es especialista en turismo parlamentario, con esa trayectoria, que duda cabe. 

Comparte usando redes sociales...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

About the author /


[AUDIO] ROUND DIPUTADA LEUQUEN