Los nuevos y viejos pillos

Por Pato Yeco

images (1)

Ya no se trata sólo de un botín para pagar favores políticos pasados o futuros, el estado se ha convertido en algo difuso, con escasas limitaciones y sobre todo con todo tipo de personajes aprovechadores del esfuerzo ajeno, del esfuerzo del ciudadano promedio que día tras día sale temprano de su casa y se dirige a la pega para descrestarse el lomo, mientras unos pocos (que en Aysén son muchos) pululan por los pasillos de los servicios públicos intentando justificar sus pegas magnificando sus trabajos y labores o haciéndolas a la fuerza complicadas y otorgándoles sentido que muchas no tienen. A fuerza de una obviedad diremos que no es general, pero está bien enquistado este comportamiento en la región de Aysén.

Y dentro de estos personajes que atestan el estado están también aquellas autoridades designadas (no hablemos de apitutadas), muchas de las cuales pertenecen a un partido, cuyo origen desconocen o peor aún, sin la mínima formación ideológica. Dudo que uno de ellos siquiera haya leído El Capital de Marx. Más fácil es para la derecha, aunque también dudo que hayan leído los escritos de Jaime Guzmán, livianos y elementales.

Por eso la gente, como se suele decir, ha perdido confianza en la política, donde las autoridades están más preocupadas de ganar pequeñas, insignificantes “batallas” frente a otros partidos de igual o diferente sector, que trabajar en lo que las personas requieren. Todavía siguen sin entender las urgencias de la población, porque muchos no conocen a esa población, por más que pertenezcan a partidos “del pueblo”. ¿Qué saben de delincuencia si ven allá lejos en la parcela donde nunca ocurre nada? ¿Qué saben de cesantía si llegaron con la mesa puesta de algún lugar del norte? ¿Qué saben de educación si lo único que han conocido es enseñanza católica, conservadora y reaccionaria? ¿Qué saben de salud si a la primera se trasladan a Santiago u otra región del país para “hacerse ver”? ¿Qué saben de vivienda si viven en amplios espacios y muy probablemente nunca han entrado a una casa de 27 metros cuadrados?

Entonces desconocen la urgencia y se pasan los días y meses cuidando la pega, tratando de no hacer enojar al jefe, cuyo trasero igualmente colocado sobre una silla de cuero de ancho y alto respaldo se encuentra en Santiago. Mientras las personas se van desilusionando, porque votaron por este gobierno que tenía UN programa y donde nunca antes estuvieron dadas todas las condiciones para hacer esos cambios, para cumplir ESE programa. Mayoría en la cámara y el Senado, mayoría en las presidenciales, mayoría en las alcaldicias, mayoría en los concejales, pero aun así no vienen los cambios, todavía hay que no hacer enojar a los poderosos del país.

Muchas autoridades se desviven por escalar un peldaño y dejar atrás al otro conglomerado, sólo por darse el gusto, porque convengamos que las decisiones que se toman en la región, a lo más dan para obtener un lugar para jugar a la bocha o el trompo, pero no significan cambios reales.

También hay que ver la cobardía de nuestras autoridades que se orinan cuando se trata de tomar una decisión que valga la pena, que contradiga al centralismo abrumador de Chile.

Y todo eso la sociedad lo percibe, percibe ese olor a orín, a falta de dignidad. Seamos sinceros la dignidad tiene muy mala paga.

Por estos días los funcionarios públicos andan temerosos, preguntándose a sí mismos si serán dignos de ser recontratados para el próximo año, si su pega vale o no la pena, si deben hacer más aspavientos para justificarla, para hacerla parecer necesaria e imprescindible. Y se esfuerzan en aquello.

No todos los funcionarios son unos chantas, pero como hemos visto en muchos servicios públicos hay demasiados que sólo esperan que pase el día. Al comienzo con algo de vergüenza, tras unos años sólo es una larga espera hasta que llegue la jubilación, siempre reclamando, siempre esperando más y más, sin arriesgar nada, callando, otorgando, deshumanizándose de a poco, hasta morir sin haber nunca mostrado un poco de rebeldía, más que esas del anonimato de la red o cuando las condiciones están para protestar, no cuando pudiera estar en peligro mis privilegios alcanzados con el mérito, el mérito…

Comparte usando redes sociales...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

About the author /


[AUDIO] ROUND DIPUTADA LEUQUEN