DENUNCIA CONTRA CURA PORFIRIO DIAZ DE AYSÉN

 

Entrevista-padre-Porfirio-Foto-4-copia-332exw9hhxs5ttwrrtpukqMi nombre es Mafe Barrera Mansilla. Radio Humdeales 

A fines del año 2002 yo tenía 15 años y era una niña lesbiana. Ese verano fuimos de vacaciones con mi abuela y mi hermano de 13 años a visitar a unos tíos a la ciudad de Aysén, en la Patagonia. Mi hermano y yo (primera niña en tomar ese lugar en la capilla!) habíamos sido nombrados acólitos hace poco en la capilla Santa Cruz, cerca del sector Villa Olímpica, en Ñuñoa. En esos años, me comía el miedo y la culpa por ser lesbiana. Y pensaba que más cerca de los dioses podría encontrar paz…
En medio de las vacaciones, aproveché la distancia de mi círculo íntimo para confesar mi culpa por ser lesbiana con un cura desconocido. Fui hasta la iglesia de Aysén con mi hermano, en bicicleta. Adentro encontramos al cura PORFIRIO DIAZ quien se mostró muy acogedor y contento de estos niños buenitos con ganas de confesarse en medio de las vacaciones.

“Tú primero”, dijo el cura ordenando que yo entrara primero a la sacristía, que es un espacio privado al costado y atrás del altar. Me senté en una silla, con mucho miedo de lo que estaba a punto de pasar… me llamó la atención que se quitó el hábito y se puso muy cómodo, muy jovial y sonriente. Y se sentó justo al frente mío, muy cerca, nuestras rodillas se tocaban. Siempre sonriendo me dijo que empezara a hablar. Yo inmediatamente empecé a llorar y dije que era lesbiana. Me dijo textual: “Pero cómo vas a ser lesbiana tú!… si eres tan bonita….” Mientras me tocaba las piernas, seguía susurrando y se acercaba cada vez más. Me obligó a responder cómo me masturbaba, en qué pensaba cuando lo hacía, etc. Me quedé congelada en el cuerpo primero, después en la mente que se me apagó.

Lo último que recuerdo es al cura encima de mí en la silla, besándome. Al rato después, no sé cómo, no recuerdo en qué momento, pero aparecimos en su casa. También estaba mi hermano, al que el cura sentó delante de un televisor encendido, explicándole que tenía que quedarse ahí tranquilo, mientras él se iría conmigo –a su habitación- a conversar algo muy delicado y ya volvíamos.
Entonces se me ocurrió decir que tenía sed y pedirle agua o jugo. Él me dijo que sí y se fue a buscarlo a la cocina, y con una mirada mi hermano y yo nos comunicamos y escapamos del living corriendo, salimos de la casa agarramos las bicicletas y huimos.

Esa laguna en mi memoria fue mi enemiga muchos años, sin embargo me hizo ver otros abusos antes de este, donde “había aprendido a apagarme”; un mecanismo de defensa muy común entre sobrevivientes/es de ataques sexuales. Busqué ayuda. Fui a terapia y OTRA VEZ LESBOFOBIA: mi terapeuta insistió durante varias sesiones en cuestionarme sobre “si estaba segura de querer sanar esta historia, pues lo más probable, era que una vez sana dejara de ser lesbiana naturalmente, volviéndome heterosexual…”
Porfiadamente, busqué sanar y decidí convertirme en Psicoterapeuta. Mi sanación la he autogestionado y compartido con otras, a la vez que me he nutrido de la fuerza y la resiliencia de las mujeres, niñas y niños que he acompañado en el proceso de sanar y crear justicia para sí mismas.

Como terapeuta especialista en abuso sexual, puedo afirmar que no he sido la única persona abusada sexualmente por PORFIRIO DIAZ. El agresor contaba con un modus operandi que me permite tener certeza de que se trata de un experto en abusar sexualmente de niñas (y tal vez de niños). POR TANTO, HAGO UN LLAMADO A QUIENES HAYAN SOBREVIVIDO A LOS ATAQUES DE ESTE CURA DE LA IGLESIA DE AYSÉN ubicada Av. Eusebio Ibar 751, Puerto Aysen a denunciar para que este depredador sexual no siga en total impunidad y sea apartado de sus privilegios de cura a la brevedad. Que se sepa que es un depredador y abusador sexual.

FUNA Y DENUNCIA AL CURA PEDÓFILO EN EL VICARIATO DE AYSÉN O EN PDI, PARA ALEJAR A ESTE CURA DE NIÑAS Y NIÑOS QUE PODRÍAN ESTAR SIENDO AGREDIDAS/OS HOY, BAJO EL MANTO DE IMPUNIDAD Y PODER QUE EJERCE EN LA CIUDAD.

[NOTA: En relación a esta publicación, en la que se mencionó al Sr. Joel Fuentealba, informamos que la nota correspondía a una publicación de Radio Humedales. Al día siguiente el nombre fue rectificado por el de Porfirio Díaz. La Dirección de Radio Humedales se comunicó con VP informando la modificación, la cual realizamos en el instante. Pedimos las disculpas al Sr. Joel Fuentealba por la situación].

 

Comparte usando redes sociales...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

About the author /


[AUDIO] ROUND DIPUTADA LEUQUEN