SE IMPUSO LA CORDURA Y SENSATEZ POR SOBRE LA ARROGANCIA Y DESPRECIO

kimpng

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No habíamos descubierto la pólvora cuando anunciamos que la rectora Marshall desconocía la importancia del edificio de General Parra 101. Lejos del romanticismo –también valido- de quienes justifican el uso del edificio por una razón de afecto, en concreto, la totalidad de Aysén, conoce que el edificio es absolutamente utilizable. Cuando dijo: nos afectó, porque guste o no, los espacios públicos jamás sobran.

Lo anterior demuestra arrogancia y poco entendimiento de la cultura de Aysén. Los estándares y lujos implementados no se condicen con la perspectiva regional, la cultura y los intereses de Aysén. Para el estándar de la cafetería, el edificio de general Parra debería ser Hyatt, de lo contrario, “hay que echarlo abajo”.

Puede ser exorbitante la soberbia, pero por la Patagonia nada de eso funciona, al contrario, sin lujos y salones elegantes como cualquier hotel de Santiago, para nosotros los patagones, responde plenamente para su uso.

El informe es lapidario para la rectora, sin embargo, es evidente que después de un año y medio sin uso, sin calefacción, cualquier estructura de pudre y afecta. Rectora Marshall encontró feo un edificio que en nuestra historia que fue un Hotel, luego albergo al SAG, Cruz Roja, etc…

Felicitamos a la Intendenta Regional que en forma asertiva y lógica, apoyada por el Consejo Regional solicitaron la devolución del edificio a quien solo lo depreciaba y en su cabeza afiebrada tenía la idea de invertir más de 2000 millones de pesos para renovarlo, Intendenta, gracias por escucharnos, por escuchar a la ciudadanía.

Comparte usando redes sociales...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

About the author /


[AUDIO] ROUND DIPUTADA LEUQUEN