FUNCIONARIA DE SALUD MÁS ANTIGUA DE CHILE SE ACOGE A RETIRO EN COYHAIQUE

FUNCIONARIA DE SALUD MÁS ANTIGUA DE CHILE SE ACOGE A RETIRO EN COYHAIQUE

A sus 81 años y con más de seis décadas de servicio en la salud pública,  Norma Paredes ha sido testigo y miembro activo de los cambios y la evolución vivida en la capital regional. Técnico paramédico, basquetbolista y dirigente sindical, este año decidió jubilar, coronándose como la funcionaria más longeva del país.

Coyhaique.- Nacida en Chiloé en la primavera de 1935, mismo año de la muerte del cantante y compositor trasandino Carlos Gardel, Norma del Rosario Paredes Paredes, auxiliar paramédico del Hospital Regional de Coyhaique (HRC), es la funcionaria más antigua de la salud pública a nivel nacional, podio que ocupó hasta este mes, puesto que a sus 81 años de edad, decidió acogerse a retiro.

Madre de tres hijos, viuda, abuela y bisabuela, la señora Norma ha dedicado toda su vida al servicio público, lugar en el que nunca se imaginó trabajar, y en el que sin embargo, ha permanecido más de sesenta años.

Es así como esta semana sus funciones en el Policlínico de Maternidad del Hospital Regional de Coyhaique llegaron a su fin, acogiéndose al Incentivo al Retiro Voluntario para la Salud Pública, dando paso a una nueva etapa en su vida, la que esperamos esté llena de júbilo.

HISTORIA

Debido al trabajo de su padre, a principios de la década del ‘50 se traslada junto a su familia a la región de Magallanes, instalándose en una estancia en Tierra del Fuego.

“El año 1953 realicé el curso de auxiliar de enfermería en la Cruz Roja de Punta Arenas, y luego una comisión del Hospital Regional me tomó un examen para ingresar a trabajar ahí. Primero partí ad honorem y luego de unos meses me contrataron”, cuenta  Paredes, quien además fue parte del equipo de básquetbol del centro hospitalario magallánico.

Fue en el Hospital de Punta Arenas donde conoció a su marido, Dante Cicarelli, con quien compartió hasta sus últimos días. “Todos los días tomábamos la misma micro, ahí nos conocimos. Él era gendarme y le tocaba hacer guardia en el hospital”, rememora con nostalgia.

Debido al trabajo de su esposo en el año 1967 son trasladados a Coyhaique, ciudad que vio crecer a sus tres hijos, 8 nietos y –hasta el momento- 2 bisnietos. Su nieta mayor, Macarena Pérez, es enfermera universitaria y también trabaja en el Hospital de Coyhaique, siendo colega de su legendaria abuela.

“Viví mucho el ambiente hospitalario. Recorría los pasillos junto a mi abuelita, estuve en la sala cuna del hospital y siempre me fue muy familiar y grato este ambiente. En el momento que me tuve que plantear qué estudiar, nunca tuve la duda, siempre quise ser enfermera. Creo que eso debo agradecérselo a mi abuela”, cuenta con orgullo Macarena, actual enfermera de la unidad de Medicina del HRC.

Es así como su vida ha transcurrido entre los pasillos del Hospital de Coyhaique. Vive a menos de siete cuadras del recinto hospitalario, el que conoció cuando sólo era una casa rodeada de bosques, y que hoy supera los 20 mil metros cuadrados construidos. A pesar de los años, sus recuerdos siguen intactos.

“Llegué a trabajar al hospital cuando estaba en la actual escuela D-21, que se quemó dos veces. La segunda vez nosotros estábamos en el segundo piso, yo estaba en el Servicio de Obstetricia y se nos quemó una guagüita porque no pudimos sacar la incubadora. No se veía nada, no hubo cómo salvarla”, recuerda esta longeva mujer que se ha desempeñado por cincuenta años en el área de Maternidad.

DESPEDIDA

La “señora Normita” o “la mami”, como la  llaman los funcionarios del HRC, ha calado hondo en el corazón de quienes la conocieron, sobre todo de los profesionales del área de maternidad.

“La señora Norma siempre ha sido una institución dentro del servicio. Ella siempre mostró una gran sensibilidad social, aparte de su carisma y motivación laboral, con un sentido de la solidaridad increíble. Muchas veces había pacientes que no tenían cómo volver a su casa y ella les prestaba plata e incluso les daba de comer. Son valores que deben ser rescatados, y ojalá las nuevas generaciones mantengan esa vocación de trabajo”, recuerda muy emocionado el doctor Francisco Redondo, ginecólogo con más de 30 años de trayectoria en la Región.

Quien también tiene un especial cariño por “la mami” es el ginecólogo David Vargas, quien recuerda una serie de anécdotas con esta querida funcionaria del HRC.

“Es un gran pesar no tenerla más por acá, porque ella es parte del policlínico de Ginecología, pero esta es una nueva etapa que se le viene. Lo más probable es que siga aquí en Coyhaique, así que vamos a seguir en contacto. Le deseo lo mejor, y espero que ahora pueda vivir más contenta”, declara Vargas, quien al igual que todo el equipo de Maternidad le desea los mejores deseos a esta especial funcionaria, cuya cantidad de años al servicio de la salud pública del país es un récord muy difícil de romper.

Comparte usando redes sociales...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

CALENDARIO 2015

Octubre 2017
L M M J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031