Se aprobó el TPP y la derecha consiguió dos de tres votos en la Región de Aysén. Es decir, políticamente la región de Aysén se cuadra con un modelo de negocios internacional, seguramente proyectando grandes acuerdos para los poderosos de este país, pero sin mirar la paja en el ojo propio.

Nuestra región no posee productores de gran escala, salvo la industria salmonera, que no es de Aysén ni tributa en la región, además de arrastrar una serie de efectos sin control como son contaminación, vulneración de derechos laborales y efectos sobre actividades de pequeña escala como la pesca artesanal y el turismo. La votación es el punto de partida para liquidar transversalmente a estos y otros pequeños productores y seguir siendo una región sujeta a la “pequeña escala”, pero ahora con asfixia institucionalizada.

Seguramente el diputado Miguel Angel Calisto y Aracely Leuquén tendrán antecedentes que desconocemos sobre los beneficios del TPP en la región de Aysén. Por cierto, si el TPP se sostiene sobre el argumento de mejorar la economía con otros mercados, son elementos que en nuestra región no poseemos. Salvo para el surrealista seremi de economía, que sostiene que Aysén sin estos elementos, posee una economía creciente mejor que el mundo según fuentes –nada más y nada menos– del Fondo Monetario Internacional.

Diputada Leuquén expone sin conocimiento, que TTP permitirá por ejemplo, proyectar las actividades vinculadas al mar. Lo anterior demuestra un desconocimiento brutal de la economía regional, pues los “productos del mar” están en manos de transnacionales que ni siquiera tributan en Aysén y usan región de paso y como bien sabe, el resto es funcionamiento público. Sobre la consulta indígena, su postura no deja de sorprender.

Por su parte, diputado Calisto se cuadra en bloque con la Democracia Cristiana  y la aprobación del TPP en favor del poder económico que interpreta la derecha en el parlamento. Indudablemente lo anterior responde a un creciente arribismo desregionalizado y desinformación de la economía de Aysén. Al parecer el umbral de la desinformación de la economía regional no fue cuando dijo “La región necesita inversión para salir de la crisis económica”, frente al embajador de China. Mientras estos ya habían adquirido la industria salmonera a través del grupo Legend Holdings Corporation. Además pidió al gobierno condiciones de inversión, es decir, aumentar las facilidades sobre la falta de regulación actual para una industria que apuesta en duplicar su producción acuícola con sus formas y condiciones.

Lo anterior ratifica que Calisto y Leuquén, en su primer año como parlamentarios han votado a favor del TPP con una visión económica depositada en los grandes empresarios y en alineación política que no responde a la región de Aysén, que duda cabe. Y por cierto, si el TPP trae beneficios, estos no se proyectaran desde Aysén, sino de las actividades económicas de otros puntos del país. Y en concreto,  deberemos seguir siendo víctimas del chorreo de la economía central, es decir, deberemos continuar viviendo del asistencialismo mientras el TPP asfixia hasta el último pequeño productor de Aysén.

Comparte usando redes sociales...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook