Trabajadores: La unión hace la fuerza

Trabajadores: La unión hace la fuerza

imagesSG8Z6A44

 

Esta semana conocimos que los trabajadores de Aysén Comunicaciones, más conocida como radio y canal Santa María, lograron un importante bono monetario que fue un acuerdo tras la negociación colectiva y huelga de los funcionarios el año 2014. Y aunque obtener algunos beneficios significó el despido y la salida de al menos media docena de trabajadores sindicalizados, quienes quedaron en la empresa comienzan a disfrutar de lo que se logró tras casi un mes de huelga legal.

Según conocimos, la empresa hizo extensivo el beneficio a todos los trabajadores sin distinción, incluyendo por cierto a los mismos que se mostraron en contra de la negociación y la posterior huelga y que hicieron lo posible por desarticular al sindicato, incluyendo jefaturas. Ellos tendrán su propia e individual conciencia acerca de esto.

Más allá de este perverso incentivo, que podría significar hasta una práctica antisindical, al extender beneficios  a todos, incluyendo a quienes estuvieron por romper el movimiento, hay que destacar que la organización logró avances sustantivos para los trabajadores, porque al señalado bono semestral se suman reajustes de sueldos de acuerdo al IPC, cuestión que no estaba en los contratos. Lo que sí deja dudas o al menos es cuestionable, pero legal como tantas cosas en Chile, es la decisión de la empresa de extender a todos el beneficio, algo que de todas formas está dentro de sus atribuciones, pero que daña la convivencia sindical, ya que los anti sindicalistas ven con buenos ojos no hacer los esfuerzos que sí hicieron quienes estuvieron en la huelga y que incluso para muchos fue el término de sus contratos.

De todas maneras la tibia reforma laboral que se discute en el Congreso, busca extender los beneficios a todos los trabajadores, cuando éstos se sindicalicen dentro de los 10 primeros días de negociación, al igual que aquellos que lo hagan con posterioridad a la negociación, además de terminar con el reemplazo en huelga, algo que tanto daño le hace a los sindicatos, al permitir el normal funcionamiento de las organizaciones.

La idea de la reforma es ampliar la cobertura, contar con más información de tal suerte de mejorar las negociaciones y promover un proceso más técnico, fijar el piso de la negociación el contrato colectivo anterior, equilibrar las partes en la negociación colectiva, es decir, buscar un mínimo de simetría entre trabajadores y empleadores.

Por otra parte los trabajadores podrán libremente sindicalizarse o dejar de pertenecer a la organización, tal cual ocurre hoy.

La doctrina social de la iglesia católica señala que “las huelgas son legítimas en las debidas condiciones y en sus justos límites. Es un derecho que se les debe asegurar a los trabajadores sin sufrir sanciones penales por participar en ellas”. Y agrega “los sindicatos son elementos indispensables de la vida social; su finalidad es la defensa de los intereses vitales de los hombres empleados en diversas profesiones. Son un exponente de la lucha por la justicia social y un factor constitutivo de orden social y de solidaridad de la que no se puede prescindir.”

Y aunque en el caso de Aysén esta doctrina no se aplique por parte de la Iglesia Católica encabezada por su Obispo, considerando el daño que se busca infringir a los sindicatos que pertenecen al Vicariato, eso no quita que exista una doctrina detrás, que más que doctrina parece letra muerta para quienes lideran la iglesia de Aysén.

Ad portas de que se discuta en el Congreso la reforma laboral es importante levantar el debate y para ello hay que conocer algunos puntos de la mentada reforma y reconocer también que la unión de los trabajadores puede mejorar sus condiciones de vida y de trabajo, tal cual ocurrió en radio y canal Santa María.

 

 

 

 

 

Comparte usando redes sociales...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook

CALENDARIO 2015

Enero 2018
L M M J V S D
« Dic    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031