Por cierto que los actores y actrices tienen mayor capacidad para sentir emociones, o eso es lo que debemos suponer. Sin embargo, cuando estos actores y actrices entran a la política, hacen uso de este manejo de emociones, que en rigor, es el equivalente a besar guaguas -prestadas- en la feria.

Sobre lo anterior, el PPD, a sabiendas de la condición de la gente de teatro para reconocer el rostro, mantiene dos llorones de antología. El primero, el PPD Ramón Farias, llorón de tomo y lomo y hoy se suma en la misma linea Carolina Marzán, desecha en lagrimas tras recibir una concertada carta no respondida hace 30 años…

Para tener una ilustración de lo expuesto, dejamos a un maestro de maestros del chanterio en política como es Ramón Farias y de paso a Carolina Marzán, quién ahora es la encargada de las lagrimas en la bancada PPD. Un lujo…

VIDEO CHANTA

Comparte usando redes sociales...Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on Facebook